Whatsapp 682.448.984 / 681.080.447 info@davidazurmendi.com
No se trata de hacer fotos, se trata de narrar una historia.

El estilo fotoperiodista trata de contar algo, una historia, desde principio a fin. En una boda hay dos claros protagonistas, el novio y la novia, pero también hay actores secundarios; y por supuesto los pequeños detalles también cuentan.

© David Azurmendi

Reportaje Post boda en Ibiza © David Azurmendi

Este estilo fotográfico implica estar atento a cada momento que pueda ocurrir, realizando fotografías casi sin que los participantes se den cuenta de ello.

Un fotógrafo de bodas experimentado ya conoce de sobra las diferentes fases que suelen ocurrir en una boda, por tanto estará mejor preparado para cada momento que se va desarrollando en la ceremonia, así como en la interacción entre los participantes.

© David Azurmendi

Detalles de una boda © David Azurmendi

En este tipo de eventos siempre hay sorpresas que pueden hacer única esa boda, desde las lágrimas de un padre al ver a su hija en el altar, o el niño que juega con el velo de la novia.

Normalmente, yo como fotógrafo y videógrafo de bodas no suelo dirigir a la pareja ni familiares, dejo que fluya cada momento con la mayor naturalidad posible, dejando que fluya la acción.

© David Azurmendi

Un familiar no puede ocultar su emoción © David Azurmendi

No, no soy de los que piden poses imposibles, ni que sonrían o muestren alguna emoción en particular. Una boda está llena de emoción y así me gusta captarla.

Mi trabajo consiste en moverme rápidamente alrededor de la acción y disparar muchas fotografías para inmortalizar cada momento como va ocurriendo.

© David Azurmendi

La fiesta después del sí quiero © David Azurmendi

Muchas parejas prefieren este estilo para sus bodas porque les permite olvidarse de la presencia del fotógrafo o videógrafo, pudiendo así, concentrarse en vivir cada momento.